INICIO

¿Bianchi es el remedio que Boca Juniors necesita?

Posted on


Carlos Bianchi salió con mucha preocupación de la Bombonera tras caer ante Toluca. (Foto: EFE / Producción: El Deporte Rey)
Carlos Bianchi salió con mucha preocupación de la Bombonera tras caer ante Toluca. (Foto: EFE / Producción: El Deporte Rey)

La de anoche fue una derrota durísima para Boca Juniors en su arranque en la Copa Libertadores. Ahora, el equipo al mando de Carlos Bianchi, se topó contra un Toluca que fue muy solidario en el campo e hizo ver un elenco partido y sin rumbo en el campo. Pero el rendimiento poco convincente del cuadro xeneize ya viene desde tiempo atrás, con la complicada campaña que llevó Julio César Falcioni. Entonces, ¿por qué Boca no llega a explotar el juego que ostentaba hace unos años?

Para nadie es un secreto que la época dorada de los Palermo, los Battaglia, los Abbondacieri, los Samuel, los Barros Schelotto fue quizás la más brillante del cuando xeneize en mucho tiempo, todos ellos liderados por Carlos Bianchi cuando ganaron varias Copas Libertadores e Intercontinentales. Tenían claro lo que debían hacer en la cancha, además del aporte del ‘Virrey’ desde el banco que no se hacía muchos problemas para solucionar sobre la marcha un encuentro que le fuera adverso y, así conseguir el convencimiento no solo del hincha sino del mundo en cuanto a su propuesta de juego.

Factor Riquelme

La reciente incorporación de Juan Román Riquelme a Boca después de muchas idas y vueltas de parte del jugador no da una buena espina. Se sabe que Bianchi conoce el vestuario y dirigió al volante en su mejor momento, pero las poses de estrella, a pesar que es un gran jugador, no le cae bien a nadie. El plan de estar escogiendo qué hacer y no hacer a muy pocos le calza y él es un privilegiado, sin embargo ya depende Bianchi hacerlo aterrizar y que su talento aporte al equipo que necesita un remezón desde lo más profundo.

¿Solución?

Los que nos gusta el buen fútbol, entendemos de sobra que ese funcionamiento de Boca de los noventa o de comienzos de este siglo ya no está más y se debe admitir que forma parte de la historia gloriosa del club. El de hoy es un equipo que si bien no tantas figuras descollantes como antes, debe encontrarse a sí mismo, el técnico tiene la forma pero los tiempos en el fútbol son cada día más cortos y menos pacientes. Este deporte evoluciona en todo sentido y esperemos por el bien del balompié que el xeneize reaccione y pueda ofrecer mejores actuaciones como las vistas hasta ahora. De ellos depende.