Italia

Andrea Pirlo: El cerebro que el Inter de Milán desechó dos veces

Posted on


El conductor de que Italia pueda acariciar su cuarto título del mundo en Alemania 2006. Andrea Pirlo nos sigue regalando su calidad a la vista del buen aficionado del fútbol. (Foto: UEFA)
El conductor de que Italia pueda acariciar su cuarto título del mundo en Alemania 2006. Andrea Pirlo nos sigue regalando su calidad a la vista del buen aficionado del fútbol. (Foto: UEFA)

Para muchos es un Dios disfrazado de futbolista. Su temple, precisión, magia, gambeta y capacidad de ser el hombre orquesta de un mediocampo cualquiera, lo hacen único a este hombre que le da lo mejor de sí al fútbol desde 1994 cuando vestía la camiseta del Brescia Calcio. Andrea Pirlo es hoy por hoy uno de los símbolos del balompié italiano y mundial que aún podemos disfrutar semana a semana.

Aunque usted no lo crea, este exquisito mediocampista gozó de poca paciencia en el Inter de Milán y hasta en dos oportunidades. En la primera de ellas, en 1998 llegó al cuadro ‘neroazurro’ pero a la temporada siguiente fue cedido al Reggina Calcio. Para el año 2000, Pirlo volvió a vestirse de negro y azul pero al año siguiente fue regresado al equipo donde dio sus primeros pasos como profesional: Brescia Calcio.

Posteriormente explotaría toda su capacidad con la camiseta del AC Milán donde ganaría dos Ligas de Campeones (2003-2007), dos títulos de la Serie A (2004-2011), una Copa Italia (2003) y una Supercopa de Italia (2004). Su calidad, su entrega, su profesionalismo y su disposición para el juego asociado lo conducían al logro más grande: la Copa del Mundo en Alemania 2006 donde está más decir que fue figura determinante para la conquista del trofeo más preciado de todos.

Tras ese objetivo conseguido, para la temporada 2011-12, Pirlo ficha por la Juventus donde aún está al debe en cuanto a conquistas internacionales pero con su aporte los ‘bianconeros’ se llevó tres scudettos de la Serie A y dos Supercopas de Italia. Todos le decimos que no se retire nunca y que nos siga regalando su clase para jugar al fútbol.

Anuncios

#UnDiaComoHoy: Italia y España en lo más alto del mundo

Posted on


España 1982, vio consagrase a Italia demostrando una calidad goleadora tremenda y efectividad pura de la mano de Paolo Rossi. Dino Zoff se convirtió así en el capitán más longevo en cargar la Copa del Mundo, tras vencer a Alemania (3-1), en el Santiago Bernabéu.

Por primera vez, España se llevaba el Mundial consolidando una generación futbolística brillante en Sudáfrica 2010. Andrés Iniesta (116′) fue el héroe de aquella gesta en Johannesburgo y darle tremenda alegría a su pueblo en una final vibrante ante Holanda.

#UnDiaComoHoy: Una amarilla histórica para Perú y la polémica eliminación de Italia

Vídeo Posted on


Perú jugaba la segunda ronda de la Copa del Mundo Argentina 1978 y no le fue bien. Los nacionales cayeron (0-1) ante Polonia con gol de Szarmach (65′), pero lo anecdótico del encuentro, fue la tarjeta amarilla que sufrió Ramón Quiroga.  El golero fue el único jugador de la historia de los Mundiales que recibió una amonestación en campo rival.

Para Corea-Japón 2002, se enfrentaban en encuentro de octavos de final Corea del Sur e Italia. El triunfo, en tiempo suplementario, correspondió a los asiáticos con una actuación sospechosa del árbitro ecuatoriano Byron Moreno anulando goles legítimos a los ‘azurri’. Ahn Jung-Hwan le dio la clasificación a cuartos al elenco local.

[GALERÍA] Lo mejor de la jornada de la pelotita

Posted on


Copa Confederaciones: ¿Por qué Brasil volvió a creer en sí mismo?

Posted on Actualizado enn


El premio a un cuadro que creyó en sus chances y en su calidad. La Copa Confederaciones su primer paso para el Mundial. (Foto: CBF)
El premio a un cuadro que creyó en sus chances y su calidad. La Copa Confederaciones su primer paso para el Mundial. (Foto: CBF)

Las dudas y la incertidumbre gobernaban las mentes de los que amamos el fútbol, sobre lo que Brasil como selección podía ofrecer en esta Copa Confederaciones. Ni el más fanático de los hinchas de la ‘verdeamarella’ se imaginaba que este equipo iba a demostrar precisión, contundencia, concentración y un juego de verdadero equipo, entre otras cualidades futbolísticas tras consumar su título en este torneo internacional.

Sin competencia oficial, lo que se veía en el cuadro liderado por Thiago Silva, podíamos vislumbrar en los rostros de los jugadores una dosis elevada de inseguridad, desesperación y apatía que se reflejaba en los amistosos precedentes a este torneo. Ellos cambiaron el chip, se comprometieron con sacar adelante y aprovechar la convivencia de un mes juntos a su selección para acertar en sobremanera.

Se dieron cuenta que había calidad dentro de su plantel, el hambre de gloria no podía dejar de saborearse en un jugador que se enfunda esa camiseta, y que se miró en el espejo de sus antecesores que consiguieron grandes hazañas y proezas. Tuvieron las ganas de demostrarle al mundo de qué piel estaban hechos y no importó que la Italia de Pirlo, el Uruguay de Cavani o la España de Iniesta se pusieran al frente, ellos estaban dispuestos a vencer a cualquier obstáculo.

Algunas voces señalan que Brasil no es candidato para su Mundial dentro de un año. Nosotros nos preguntamos, ¿Cuándo dejó de ser el máximo referente para quedarse con la Copa del Mundo? Calificamos el momento de este equipo como la de un león dormido, de un grande que demoró en despertar pero de una fuerza e historia que no puede ser despreciada por un capricho que lo ubica en el puesto 22 del ranking FIFA en la actualidad.

No practican el ‘jogo bonito’ como nos gustaría ver pero Luiz Felipe Scolari con su sapiencia transmitió la tranquilidad, confianza y seguridad de llevar la responsabilidad de que para ganar no siempre se tiene que dar un tremendo espectáculo con el balón en los pies, sino fortalecer la idea de un verdadero equipo, que los millones en Europa o Sudamérica no los tiene que marear del máximo objetivo que pueda tener un jugador de fútbol que asiste a un Mundial, de que hay que meter y disputar cada pelota para ser un cuadro solidario, y a partir de ese espíritu conseguir lo que se quiere. Brasil anda en el camino correcto y solo el tiempo dirá si dieron en el clavo o no.