Waldir Sáenz

Alianza Lima: El día que su pueblo volvió a gritar campeón tras 18 años

Posted on Actualizado enn


Momento de júbilo de Alianza Lima en Talara. Había goleado a Torino y daba la vuelta olímpica tras 18 años de frustraciones (Foto: Café, Ron y Gol)
Momento de júbilo de Alianza Lima en Talara. Había goleado a Torino y daba la vuelta olímpica tras 18 años de frustraciones (Foto: Café, Ron y Gol)

El 5 de noviembre de 1997 será un día inolvidable para el corazón de todo hincha de Alianza Lima. Con una temporada para el aplauso, los íntimos de La Victoria lograron lo que sus hinchas y la institución anhelaban desde 1978, un título nacional esquivo desde hacía ya 18 años. En el pálpito del fanático no entró tamaña felicidad al sentirse el mejor conjunto de todos del siempre pintoresco fútbol peruano.

El colombiano Jorge Luis Pinto tomó más que un equipo de fútbol falto de alegrías, un verdadero fierro caliente que lo transformó en un reto desde la dirección técnica. Alianza era un conjunto que tenía fama de ingobernable por la indisciplina de algunos elementos del plantel, pero el entrenador quizás con algunos excesos, convirtió lo que era un desorden en una familia. Por eso no es extraña la escena donde los jugadores lo levantan en hombros a la hora de concretar el campeonato y él solo atinó a llorar desconsoladamente.

Hombres como Del Mar, Marulanda, Jayo, Bazalar, Marquinho, Sáenz y Bujica se convirtieron en la columna vertebral de ese equipo que ganó el Torneo Apertura en Arequipa en el mes de mayo, para luego sostener el ritmo y superar a todos sus rivales con un fútbol muy riguroso pero a la vez práctico. Una línea defensiva de cuatro bien recta, un mediocampo compacto y una delantera que tuvo en su contundencia a su máximo aliado que lo llevó al éxito.

Nos faltarían párrafos para describir este pasaje del balompié nacional, pero quedó demostrado que cuando un conjunto en cualquiera de sus estamentos se une en búsqueda de un objetivo, es capaz de vencer todas las dificultades que se pongan enfrente. Alianza Lima superó sus propios miedos y traumas al ver a otros elencos dar la vuelta olímpica porque se convenció de que la alegría en aquel 1997 también podía ser blanquiazul.

Waldir Sáenz: La noche que vacunó al campeón de América

Posted on Actualizado enn


Íntima alegría. Waldir Sáenz ya venció a Dida y se dispone a festejar un tanto que marcó historia. (Foto: caferonygol.blogspot.com)
Íntima alegría. Waldir Sáenz ya venció a Dida y se dispone a festejar un tanto que marcó historia. (Foto: caferonygol.blogspot.com)

Ese año iba a ser exitoso para Alianza Lima y para Waldir Sáenz, meses más tarde le otorgarían la alegría más grande al pueblo íntimo con el título nacional tras más de 15 temporadas de larga espera, pero antes se tenía guardado un capítulo ilustre e inolvidable en esa temporada que arrancaba.

Así, un 25 de febrero de 1997, los victorianos recibían a Cruzeiro en el estadio Nacional, para afrontar su duelo por la ronda de grupos de la Copa Libertadores. En ese tiempo, aún existían los emparejamientos por países, por lo que Gremio de Brasil y Sporting Cristal del Perú completaban el grupo.

En la previa de este compromiso se le daba pocas chances al cuadro de Jorge Luis Pinto de salir triunfador, pero esta premisa iba a ser tomada y afrontada por los blanquiazules para darle vuelta y quién más que su goleador histórico para hacerse cargo de tamaña responsabilidad.

En el primer tiempo, los íntimos inquietaron el arco visitante pero con cierta timidez. Palinha, quien después sería aliancista en 2001, falló un gol increíble ante Francisco Pizarro pero Marco Valencia respondió con un fuerte remate al palo y así culminaron los primeros 45 minutos, sin abrir el marcador.

Para el segundo tiempo, Alianza tomó las riendas del cotejo y ya insinuaba con más peligro sobre el arco de Dida. Un pase de Marcelo Bujica, dejó en buena posición a Waldir Sáenz quien se sacó al portero y se tomó la pausa para definir con gran calidad ante el cierre de la defensa. 1-0 para Alianza y el goleador lo gritaba con toda el alma.

Después del tanto, Cruzeiro trató de equiparar las acciones pero en forma desordenada y los íntimos no tuvieron problemas para asegurar el compromiso a su favor. A esas alturas del torneo, nadie imaginaba que el elenco de Belo Horizonte sería el campeón de la Copa Libertadores cuando se impuso a Cristal, pero esa es otra historia.

GOLAZO PARA LA MEMORIA. Waldir Sáenz elude a Dida en gran acción individual y no se apresuró para marcar uno de los goles más importantes de su carrera. (Video: Youtube)

6-3: Clásico inolvidable que cumple 18 años

Posted on Actualizado enn


Histórico. Momento preciso donde el árbitro Fernando Chappel cobra el penal a favor de Alianza Lima que culminará en el tanto de Waldir Sáenz. (Foto: Captura web)

Una tarde soleada no tan radiante, de esas donde cae la noche lo hace de manera suave, con una brisa muy suave y a veces frenética como el ritmo de este clásico entre Alianza Lima y Universitario del sábado 20 de mayo de 1995 en el estadio de los íntimos. Ambos equipos venían golpeados ya que los blanquiazules fueron eliminados de la Copa Libertadores y los cremas al mando de Sergio Markarián cumplían una irregular campaña en el Descentralizado.

La visita sería la encargada a través de Roberto Martínez de abrir la cuenta en Matute. Tras unos minutos, un impecable tiro libre de Marquinho igualaba las acciones en el cotejo. Pero la crema no se rendía y por medio de un penal, Germán Carty los colocaba nuevamente en ventaja. Este partido iba a ver un estreno, el de Waldir Sáenz anotando en clásicos. Tras la falta de Martín Rodríguez sobre Paulo Hinostroza, el goleador histórico ‘grone’ de tremendo remate batió al portero Celso Guerrero. Con el 2-2 acabó la primera etapa.

Alianza se tomó en serio el segundo tiempo y a través de un lindo sombrero de Juan José Jayo Legario puso el tercero íntimo. Luego, en un balón que Paulo Hinostroza llevó desde su campo y que Alessandro Morán no pudo parar, el volante se enfiló hasta el pórtico de Guerrero y clavó el 4-2 en ese momento, golazo. César Rosales, quien había llegado de Ciclista Lima, de otro sombrero puso el 5-2 y la fiesta en Matute ya era total. Carty puso un nuevo descuento de cabeza y Waldir Sáenz cerraría la cuenta de un tiro débil pero que contaría con la complicidad del portero crema para sellar el resultado final: Alianza Lima 6-3 Universitario.

Tras ese partido, los íntimos continuaron peleando el título palmo a palmo con Sporting Cristal y la ‘U’ con sus altas y bajas pudo competir por llegar a la Copa Libertadores del año siguiente. Sin embargo, ya esas son historias que tocaremos más adelante pero volviendo a esa tarde de Matute pintada de azul y blanco, recordamos los abrazos entre los jugadores tras la goleada y la hinchada íntima que cantaba sin cesar este triunfo que iba a tener ribetes de histórico.

VIDEO: Youtube / La Revista Dominical